Mostrando entradas con la etiqueta Bajos Fondos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bajos Fondos. Mostrar todas las entradas

jueves, 14 de marzo de 2013

Bajos fondos.






Daniel Polansky


«Me llaman el Guardián. Hubo un tiempo en que estaba del lado de la ley. Ahora... digamos que estoy al margen. 

Dime cuál es tu veneno preferido y te lo conseguiré. ¿Aliento de hada? ¿Vid del sueño? El Guardián los tiene todos. Estás en los bajos fondos de Rigus, la ciudad más próspera de las Trece Tierras, donde las ratas salen mientras la gente honrada duerme, y la guardia hace la vista gorda. 

Admito los trapicheos, los rateros, los adictos y los matones callejeros. Pero ahora han asesinado a una niña y a nadie parece importarle. Así que tendré que tomar cartas en el asunto. Es en momentos como éste cuando necesitas conocer a las personas adecuadas. Y todos le deben algo al Guardián. 

No soy ningún héroe. Así están las cosas. Bienvenido a los bajos fondos.»

Y efectivamente, el protagonista de la obra quiere darse a conocer como todo lo contrario de un héroe; un antihéroe. Aunque conforme avanza la narración descubriremos esa faceta oculta del protagonista y que nos habla de un hombre cansado de la guerra y de la triste realidad del mundo que le ha tocado vivir. Un perdedor en una tierra oscura pero con un alma más pura de lo que nos quiere hacer ver.

Las pinceladas con la que El Guardián se nos dibuja, deja entrever un corazón limpio y sin mácula en una ciudad donde la corrupción y la maldad campan a sus anchas. Y ahí es donde nuestro héroe, un hombre bueno impregnado de un entorno viciado, no aguanta más. Hay cosas que cualquier persona con un poco de humanidad no puede dejar pasar. Y con esta premisa iremos siendo testigos de la dureza que El Guardián es capaz de desplegar ante otros despojos humanos cuya perdición ya no tiene marcha atrás. 

Durante la narración de la trama principal asistiremos a una serie de flash-back que nos desgranarán hasta el último detalle de la vida de El Guardián, una vida dura y triste cuyo colofón es nuestro protagonista...

Una muy buena lectura que recomiendo a los que como yo, disfruten con personajes desengañados de la sociedad en la que viven y que prefieren un retiro silencioso antes de formar parte del circo social que les rodea. Sin embargo , siempre hay un motivo para salir del anonimato y pelear por aquello que nos hará mejores, aunque tengamos que morir en el intento.

Un saludo.
Ani.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...