Mostrando entradas con la etiqueta anecdota. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta anecdota. Mostrar todas las entradas

jueves, 14 de mayo de 2009

Están entre nosotros y no son como tú.



Hace cosa de un par de años, me encontré con un vecino de cuando era niño. Estaba lloviendo y como buen vecino de juventud, me apiadé de él y le lleve a casa.

Por aquella época solíamos intercambiarnos comics, no sin un “toma y daca” previo y que casi siempre acababa por lastrar mis existencias de comics. El tipo, era un hueso duro de roer, siempre quería más y casi siempre se llevaba varios de los mios por uno de los suyos.

El hombre, se lo trabajaba una maestría y paciencia que ya quisieran algunos para sí. Me sacaba de quicio. Yo tan solo quería leer el comic y el disfrutaba como un enano, nunca le entendí.

Aquella tarde me hizo una confesión.

- Oye Ani, ¿todavía sigues con aquello de los tebeos?
- ¡Claro!, los comics son como montar en bicicleta, te acompañan durante toda la vida y cada vez quieres más. ¿A ti no te pasa lo mismo?
- [Silencio…]
- Sabes… sabes una cosa…- me dijo al fin.
- Pues no, ¿el qué?.

- Que no he leído un tebeo en mi vida.

Podéis imaginaros cómo me quede; mejor mirar a Shrek.

No sabía que decirle al tío. Me hice el desinteresado, pero no pude aguantar más y le pregunté.

- Pero… y los que me cambiabas(¿)
- No… si a mí nunca me han gustado los tebeos. Si yo lo hacía por… no sé por qué lo hacía.
- Pero… - le dije- si tenías un montón de comics y todas las semanas venías a mi casa diciéndome lo bien que estaba este o aquel… y que me lo cambiabas por dos o tres de los mios.
- Pues no he leído ninguno en toda mi vida. – me soltó con una cara de psicópata que te cagas.
- Ya – fue lo único que me salió.

Llegamos a su casa en silencio. Se bajo del coche y se despidió con un escueto: Adiós.

Estuve alucinando en colores durante unos días. Al final, acabé por olvidarme de la historia hasta hace una semana. El caso, es que me encontré de nuevo al tipo , y lo más curioso es que creo que ni se acordaba de la confesión que me hizo.

Pues no va el ceporro y me suelta:

- ¿Todavía tienes comics… ? yo todavía tengo muchos...

No le solté una host... de milagro, vamos me tuve que agarrar a la ventana de turno. Y él; seguí y seguía , como si nada, sin darse cuenta de lo cerca que había estado de irse con un bronceado parcial(el de media cara).

Me dí la vuelta y le dejé con el monólogo de la neurona que debía tener en su pobre cerebro...



Este mundo de los comics está frecuentado por lo más variopinto de la fauna humana...

Un saludo.
Ani.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...